El papel del Maestro durante el recreo organizado

El sentido del Recreo Organizado no es ejercer mayor control sobre los Alumnos o entrometernos en su tiempo libre, tampoco sobrecargar de trabajo a los Maestros; Parto de la idea de que “recreo” significa recreación y de que el recreo está pedagógicamente pensado, su fin último es dividir una jornada de trabajo en dos partes mediadas por un espacio de recuperación de energía física y emocional, de cambio de actividad, de aprendizaje (¡tantas cosas que se pueden aprender durante el recreo!).

No se trata de apropiarnos del tiempo de los alumnos, sino contribuir a su formación enseñándoles a hacer un buen uso del tiempo libre. Creo que para entender esta concepción del recreo organizado, es preciso llegar a la propuesta. Pronto la presentaré.

Con relación al papel del Maestro (aunque ello será motivo de un artículo aparte) puedo decir que su función será la de un animador que organiza y coordina actividades lúdicas formativas que tienen que ver con el movimiento y la expresión corporal, el lenguaje en todas sus manifestaciones, la convivencia y el placer de aprender.

El Recreo Organizado en la Escuela Primaria

Pellegrini y Smith definen el recreo como “un rato de descanso para los niños, típicamente fuera del edificio”. En comparación con el resto del día escolar, el recreo es un tiempo en que los niños gozan de más libertad para escoger qué hacer y con quién.

El recreo es un espacio pedagógico donde los niños pueden aprender una gran variedad de cosas; sin embargo cuando visitamos muchas escuelas primarias nos encontramos con que los profesores se reunen entre ellos en alguna sala de clase o en la dirección a desayunar, mientras que los niños quedan a la deriva. Tal pareciera que los Maestros también quieren descansar de los niños. De igual manera encontramos niños que corren para todos lados y otros que no saben qué hacer.

Mi propuesta es que concibamos al recreo como un espacio también formativo y al patio de la escuela como un escenario de aprendizaje, por ello creo que el recreo se pudiera organizar por el maestro, por supuesto, a partir de los intereses de los niños. Es decir que se constituya como una actividad pedagógica responsabilidad del profesor.

¿Qué se puede hacer, bajo esta perspectiva, durante el recreo? En el próximo Apunte trataré de plantearlo. Por lo pronto te invito a que compartas tu punto de vista acerca de esta idea. Gracias.