Una clase para todos

 En el Apunte anterior hemos dicho que si bien nuestros alumnos tienen ocho formas distintas de aprender, sugerimos que también, por lógica, haya ocho formas distintas de enseñar; también decíamos que el maestro prepara su clase de una manera con actividades didácticas únicas, por ejemplo, planea que los alumnos (todos) participarán en un debate, porque él quiere que discutan un tema y quiere conocer sus opiniones. ¿Qué hará el alumno con inteligencia predominantemente cinestésico-corporal? Desde luego que va a participar, pero su modo de apropiarse o de acercarse a la realidad es otra.

Por ello creo que bien vale la pèna diversificar las estrategias, es decir planear como para varios tipos de alumnos que tienen diferentes formas de aprender. Tal vez convenga incluir en la clase una actividad que tenga que ver con la expresión corporal (y esto no implica apartarse del tema o del objetivo) o tal vez una actividad al aire libre para los que tienen un estilo naturalista. Se trata pues de preparar y llevar a cabo una clase para todos los niños, para todas las formas de aprender.

También decíamos que la teoría de Gardner no está muy difundida entre el magisterio, por ello como una dforma de tratar de contribuir a la difusión, presento a continuación una entrevista-conferencia de Thomas Armstrong quien es autor de libros como “Las inteligencias múltiples en el aula” y “Cómo descubrir las inteligencias Multiples de sus hijos”. La conferencia se presenta en dos partes. Que la disfruten y, sobre todo, que sea de utilidad. Que así sea.

Agradezco sus comentarios y aportaciones.

Gracias. José Luis Vidal Pulido

1a. parte http:  

2a. parte   

 

8 formas de aprender, 8 formas de enseñar

Hace dos años visité una escuela primaria, era el mes de mayo y los ensayos para el programa del día de las madres estaban en su apogeo. Llegué a la escuela, la maestra estaba sentada cobijada por el techo de la escuela, además por un paraguas de tractorista y estaba cómodamente sentada, en una mano tenía un micrófono y en la otra un refresco. Hacia un calor arriba de 30 grados, los niños ensayaban a media cancha bajo pleno sol.

Un niño en especial llamó mi atención: era un chiquillo que bailaba que parecía como inspirado, se movía con una envidiable naturalidad al ritmo de la música. Le comenté a la maestra “oiga que bien baila ese niño” y ella me contestó: “si así como baila fuera bueno para la escuela, pero es malísimo para las matemáticas”.

En ese momento recordé la teoría de Howard Gardner (Las Inteligencias Múltiples) y lamenté mucho que no sea difundida entre el magisterio por parte de las autoridades. Haría tanto bien, sobre todo a los niños.

Gardner plantea que no hay una única forma de aprender, que se puede ser inteligente de ocho maneras distintas: lingüistico, lógico-matemático, visoespacial, cinestésico-corporal, musical, interpersonal, intrapersonal y naturalista; de hecho en un salón de clases hay presentes niños con diferentes formas de aprender. No todos son buenos para las matemáticas, pero tienen un desempeño óptimo cuando hablan en público o se les facilita relacionarse con los demás. Otros son muy introvertidos, les cuesta trabajo la relación social, sin embargo son buenos para resolver problemas.

El problema radica en que, ante la supremacía que los programas oficiales (y por tanto el maestro) dan a lo lingüistico y a lo lógico-matemático, los niños que tienen otras destrezas y otras formas de ser inteligentes, quedan relegados y a veces son orillados al fracaso escolar. ¿Quién puede negar que ese niño que bailaba admirablemente y que no es bueno para las matemáticas, si se le cultiva pudiera llegar a ser un gran bailarín?

La otra parte del problema es que el profesor planea para un tipo de niño, rara vez piensa en una serie diversifificada de actividades, que pudiera atender a los diversos tipos de inteligencias que están presentes en el aula. Porque sería lógico que si hay 8 formas de aprender, también pensaramos en que a ellas corresponden 8 formas de enseñar, ¿no?.

Ante ello advertimos dos sugerencias: PRIMERA: al inicio del ciclo escolar hacer un diagnóstico de las inteligencias múltiples para saber cuántas formas de aprender tenemos en el aula. SEGUNDA: al planear cada clase tratemos de incluir estrategias diversificadas que atiendan al mayor número de formas de aprender.

El tema es basto al igual que interesante. Posteriormente abordaremos otras cuestiones. Ojalá estas reflexiones les sean de utilidad. Que así sea.

Agrego un Power sobre el tema, elaborado por un servidor para un taller, puedes acceder a èl (y guardarlo en tu USB) dando click aquí: 2-inteligencias-multiples

Gracias por tus comentarios

José Luis Vidal Pulido

Les das la mano y te toman el pie

Hace unos días una maestra de educación primaria con algunos años de servicio profesional aconsejaba a una principiante, refiriéndose al grupo de niños: “No les des muchas confiancitas, éstos son así, les das la mano y te toman el pie”. Ante esto bien valdría la pena reflexionar.

Entonces ¿ se trata de poner una línea entre maestro y alumnos?, ¿se trata  de no intimar con ellos? ¿los niños no son merecedores de nuestra confianza?  Si esto es así, estamos privando al hecho educativo de lo más rico del proceso que es la relación humana.  No podemos aprender con alguien que no nos tiene confianza. Por supuesto que los niños cometen acciones que de pronto nos molestan o que de repente nos hacen preguntas en público que consideramos no adecuadas, sin embargo, hay que recordar que todo es aprendizaje y que a comportarse y a encontrar el momento y la persona adecuada para preguntar algo también se aprende.

Una maestra  comentaba que cuando llegó a trabajar a una comunidad rural, en uno de sus primeros días, un niño se paró y le dijo “maestra me da permiso, voy a cagar”. ¿Qué va a hacer la maestra? ¿evitar relacionarse con esos niños porque son groseros?.  Claro que no, lo que hizo la profesora fue decirle en ese momento “Vé al baño”. Cuando regresó el alumno en cuestión, explicó a todo el grupo que no era adecuado decir lo que van a ir a hacer al baño, que bastaba con que dijeran que iban al baño. Un niño explicó que en casa su papá así decía. La maestra comentó que tal vez así decían pero que no eran correcto, que probablemente su papá no sabía como había que decir y que era una buena oportunidad para que ellos les enseñaran a sus papás.

No podemos negarnos la oportunidad de tenerles confianza a los niños, hay que formarlos también en sus actitudes, creo que nos toca. ¿no?

Gracias por sus comentarios

José Luis Vidal Pulido

Una entrevista interesante

En seguida comparto con ustedes una entrevista a Roger Schank, expone importantes y muy reales puntos de vista acerca de la labor de las escuelas y los profesores. Cuestiona el rol actual de las escuelas. Después de escuchar la entrevista agradecería  sus comentarios. José Luis Vidal Pulido 

Para visualizar y escuchar la entrevista pasa el cursor aquí: watch?v=tw1VVjvMF9k

¿Que hacer durante el Recreo Organizado? 5 propuestas

1. Implementar Recreos colectivos organizados; estos pueden ser por grupo o para toda la comunidad escolar.

2. Llevar a cabo uno o dos recreos organzados por semana; si se hace por grupo, el profesor titular del grupo sería el responsable y si se hace general sería un profesor diferente dada vez.

3. Seleccionar una parte del patio escolar, bajo un árbol, atrás del taller, sobre el pasto, etc., sentarse en el suelo formando un círculo (así de manera informal) y comenzar la actividad. Al inicio el profesor puede, como que sin avisar, nada más de pronto sentarse e invitar a un grupo pequeño de alumnos e inducirlos, por ejemplo a contar leyendas de la colonia. Seguro que otros alumnos curiosos se irán acercando y entonces se les invita. Al término de esa primera reunión se puede dar pie para que ellos propongan la actividad para la próxima.

4. Algunas actividades que se pueden trabajar durante este recreo, bajo la animación del profesor, son:

  • Cantos y/o bailes colectivos
  • Contar chistes y/o adivinanzas
  • Contar leyendas
  • Hacer sonidos con la boca
  • Imitar animales o personajes de la televisión
  • Gimnasia con música
  • Actividades lúdicas como: encostalados, carretillas, policías y ladrones, el guiño del ojo, la orquesta, aves sin nido, los tanques, fut/beis, cachibol, carreras de números, fútbol con escoba, fútbol soplado, caras y gestos, dílo con el cuerpo, orquesta humana, etc.
  • Actividades literarias/lingüisticas como conversación con números, conversación con refranes, adivinar palabras, cuentos colectivos, cuentos dramatizados, adivina la palabra, etc.
  • Microtaller de pintura, con moldes preestablecidos, como lo hacen en los parques
  • Microtaller de dibujo (después se puede hacer una exposición colectiva de dibujos y pinturas)
  • Poner música durante el recreo para ambientarlo
  • Película en episodios, ver en grupo una película durante dos o tres recreos. En esos días la vendimia se puede realizar dentro del “cine” como intermedio.
  • Conversatorios educativos con temas de interés para los alumnos (previo diagnóstico de ello)
  • Titiriteatro en el recreo, un profesor cada ocho o cada quince días se puede encargar de preparar una minifunción de teatro guiñol para presentarla él mismo durante el recreo
  • En la sala de cómputo se puede ir grabando un programa de radio (sólo se requiere la computadora y audífonos con micrófonos) por equipos: En dos o tres recreos estarán listos los programas para presentarse a la comunidad escolar
  • Activaciones colectivas con música
  • Trabajo con la computadora: hacer narraciones digitales, jugar y aprender,  consultar webs educativas, producir historietas; ahí está el programa “Galileo” o  “Viajeros en el tiempo” para la clase de historia, o la colección de Pipo (que tal vez a algunos no guste) pero que resulta mejor que los alumnos lo estén trabajando a que anden rayando las paredes del baño, por poner un ejemplo.
  • Otras muchas más … ésto apenas es una idea, desde luego que los profesores podrán enriquecerla.

5. Creo que bien valdría la pena que alguna escuela hiciera su proyecto escolar para implementar el recreo como espacio de aprendizaje, o bien su trayecto formativo basado en la necesidad del profesorado de capacitarse como animadores pedagógicos del recreo de los niños.

Esta idea ha surgido como un inquietud para enriquecer la formación de los niños, de ninguna manera quiere ser un atentado contra el “sagrado descanso” de los profesores. Es por los niños … simplemente. Un maestro que al enterarse de ésto me reclamaba, yo le decía: piensa en tus hijos, ¿no tienen derecho a pasarsela bien durante el recreo, en algo formativo? a ser inducido a encontrar formas de aprovechar el tiempo libre?

Esta propuesta no es contra los profesores, es a favor de los niños, y lo uno no implica lo otro.

Gracias por sus comentarios. Cordialmente José Luis Vidal Pulido

Algunas Consideraciones para el Recreo Organizado

1. Trabajar con el recreo organizado implica organizar la experiencia bajo el propósito de que los niños se relajen, se recreen y, al mismo tiempo, aprendan a utilizar el tiempo libre. Desde luego que debe haber un tiempo para comer, satisfacer sus necesidades fisiológicas, “estirarse”, etc.

2. No estamos hablando de que todos los días sea recreo organzado, dos veces por semana creo que estaría bien.

3. El recreo organzado se trata de una estrategias que el profesorado planea y lleva a cabo con los niños de la escuela, consistente básicamente en actividades sociorecreativas y pedagógicas.

4. No se trata de apoderarse del tiempo de los niños, sino acompañarlos en plan de amigos mayores y llevarlos a pasarse  un rato provechosamente agradable.

5. Implica para el profesorado hacerse de un bagaje de actividades lúdicas, lingüisticas, corporales, de expresión, etc.