La creatividad, algo más que solo “inspiración”

A VINCENT VAN GOGH

Un poco tarde, pero justicia a mi modo. ¡Uffff, que Noche Estrellada!

 Que bueno es estar en contacto de nueva cuenta con el mundo.

Si bien es cierto que los grandes creadores, en diversas manifestaciones de la cultura, reconocen las oleadas de la inspiración como un momento impulsor y decisivo en la creación de sus obras, también es cierto que la gran mayoría de ellos cuentan con características como: han leído mucho, se han enfrentado a situaciones positivas o negativas que han servido como detonantes de la creación, han intentado una y otra vez en su obra, es decir, la creatividad no ha llegado como de la nada, implica un desarrollo cognitivo más allá de lo rudimentario.

Generalmente la creatividad sienta sus bases en la infancia, el contexto sociocultural abre las puertas, la familia aporta elementos afectivos y educativos muy importantes y la escuela básica ofrece herramientas cognitivas y socioafectivas que determinan en mucho la creación; por supuesto que estas mismas instancias pueden obstaculizarla, pero en este apuntes vamos a centrarnos en aquello que la escuela y el profesor puede hacer en el aula para contribuir a formar niños creativos. Veamos:

1. ¿Así Maestro?  Frecuentemente cuando se solicita a los niños que hagan un dibujo acuden al maestro y se lo muestran solicitando su aprobación, el profesor dice: “Así está bien; no. así no; pónle ésto; quítale aquello” etc. Bien se podría decir “¿A ti te gusta? ¿Crees que se podría ver mejor? ¿Cómo? De lo que se trata es desarrollar la autonomía de los niños, que aprendar a juzgar sus productos, que dependan cada vez menos de la aprobación del profesor.Que den rienda suelta a su imaginación.

2. ¿Qué pasaría sí?… Una buena manera de impulsar la creatividad es jugar con la imaginación, llevar a los niños a pensar en posibilidades. “¿Cómo habría sido el descubrimiento de América si hubiesen existido el teléfono celular y los aviones?” Juguemos a crear esa historia. “¿Que pasaría si cada uno de nosotros fuésemos una letra del alfabeto? ¿Cómo caminaríamos? Hagámos el ejercicio. Encontremos parecidos entre las personas y las letras. “¿Qué pasaría si en lugar de tener forma cuadrada y rectangular, la mayoría de las cosas fueran circulares o triangulares?”

3. ¡Píntenlo del color que quieran! En lugar de decirles de qué color iluminar la figura o subrayar el sujeto como se estila en la mayoría de los exámenes cuando lo que se quiere es solo que los diferencien, ¿por qué no decirles que lo hagan del color que ellos quieran? que lo hagan como ellos quieran, solo que se diferencien.

4. ¿A dónde vamos de excursión? ¿Por qué no en lugar de decir “el viernes vamos a ir de excursión al campo, traen su vaso y su cepillo dental…” les preguntamos: si quieren ir de excursión, a dónde quieren ir, cuándo, qué vamos a llevar, cada quién lleva comida o cooperamos para comprarla, cómo nos organizamos, etc. Es cierto que organizándola de manera dictatorial nos llevará tal vez diez o quince minutos y de la otra forma cada cuestionamiento provocará una discusión que nos haga “perder tiempo”. La pregunta solo sería ¿en cual caso están aprendiendo más los niños? Tomar decisiones es fundamental en la creatividad.

5. ¿Y ahora qué hacemos? Plantearse y resolver problemas es pieza importante en la creatividad. Hay que llevar a los niños a identificar y plantearse problemas, ello es lo que activa el pensamiento. Hasta donde sea posible no decidir por ellos, habrá que cuestionarlos para que se planteen preguntas y vislumbren posibles respuestas. Medio grupo no trajo la tarea ¿y ahora qué hecemos? ¿Por qué es necesario hacerla?  ¿Qué dejamos de aprender si no hacemos?. Se perdió el sacapuntas de Pedrito ¿y ahora qué hacemos?…

6. Un poco de música no estaría mal.  Aprovechemos la música de Mozart para ponerla suavemente en el aula mientras se trabaja, aparte de hacer agradable el ambiente estimulará el sistema neuronal. Cierto, otro día escuchamos alguna que ellos propongan.

Sí, claro, la creatividad no solo es inspiración, al cerebro hay que darle material para que se le puedan ocurrir cosas, hay que leer, observar, conocer cosas, pensar, comunicarnos, reflexionar, imaginar, activar la mente para mirar otros horizontes. La creatividad no solo es inspiración, tiene mucho de actividad cognitiva, trabajemos en ella y después esperemos a las musas.

Para concluir este apunte me gustaría compartir con ustedes un video de Ken Robinson tan agradable como interesante por los conceptos que en él se vierten sobre la creatividad. Seguro es que arrancará sus sonrisas y generará ideas para trabajar en el aula. Dispónganse a aprender sonriendo, como creo que debería ser. Que así sea.

Espero tus comentarios sobre el apuntes y el video. Compartelos con el mundo.

Cordialmente: José Luis Vidal Pulido.

Anuncios