¡Juega algo que puedas hacer tú solo! A propósito de Vigotsky

 A Ludwig Van Beethoven

¿Uraño? ¿Sordo? ¿Violento? ¡Qué genio!
la vida ha sido más hermosa por tú música;
aquél bellísimo Claro de Luna y la Novena ya ni se diga,
La vida es vida, en mucho, gracias  a genios como tú.
Desde mi banquito ¡Gracias, Maestro!

Dibujo 2Hace poco escuché a una profesora decir a su sobrino: ¡juega algo que puedas hacer tú solo!” cuando este libraba una lucha por resolver el problema que el juego de su computadora le planteaba y le solicitaba a ella su ayuda; evidentemente esta respuesta de la tía surgió casi como un “no me estés molestando”. Esta situación me hizo reflexionar sobre el aprendizaje  no solo de los niños sino de cualquier adulto y de manera casi inevitable llegué a Vigotsky. Ahora comparto con ustedes algunas de estas reflexiones:

1. ¿Qué pasa si los niños  sólo juegan algo que puedan hacer solos?  El conocimiento no es algo que se elabore exclusivamente en la individualidad, Vigotsky dice que se trata de una construcción social, es decir va más allá de la interacción del niño con el medio, se construye a partir de la interacción con los otros sujetos. Es al someter las ideas al juicio de los demás que se consolidan o se reconstruyen. Los niños, como resultado de su experiencia y de un proceso individual, elaboran sus ideas, conceptos, juicios y razonamientos, pero ello solo es una construcción parcial de la realidad; es cuando lo somete a prueba de la opinión de los demás cuando modifica y enriquece sus conocimientos.

Como resultado de su interacción con el medio y de sus procesos cognitivos los niños desarrollan no solo concepciones acerca de las cosas, también habilidades y destrezas de diverso tipo que por el momento les son útiles para resolver las situaciones a las que se enfrentan; sin embargo, cuando el medio les plantea un problema (juego, tarea escolar, actividad del hogar, situación de relación con los otros, conflictos, etc.) para el cual sus conocimientos, habilidades y actitudes desarrollados hasta el momento no les alcanzan para resolverlo con éxito, entonces no se bastan a sí mismos y requieren del otro.

Si pedimos a los niños que sólo jueguen algo que puedan hacer solos, porque no queremos que nos molesten o por evitar que se “junten” con otros niños, los estamos obligando a vivir con los recursos cognitivos desarrollados hasta el momento y los estamos privando tanto de oportunidades de desarrollo que tendrían al enfrentar situaciones que les exigen más, como de relacionarse con otros niños o adultos de los cuales podría aprender. 

2. ¿Cómo aprenden los niños?, ¡ Y los adultos! Nadie se basta a sí mismo, tanto los niños como los adultos aprendemos de los demás. El conocimiento, ha dicho Vigostky, es una construcción social, es cierto que se trata de un proceso interno de cada sujeto pero se da en un contexto sociocultural, es decir, está mediado por la relación y el intercambio con los otros. Ya Piaget ha demostrado que llega un momento en que al individuo no le alcanzan las estructuras cognitivas que ha creado para enfrentar los retos que el medio le plantea, y es cuando se produce un conflicto cognitivo que lo lleva a no saber qué hacer cuando busca otros medios para salvar la situación. En otros palabras debe salir de sí mismo y entrar en contacto con los demás.

El niño aprende de los otros, a veces por simple imitación, ve cómo lo hace el otro niño o adulto y lo hace él también, pero en otras ocasiones se trata de un auténtico aprendizaje asistido, el otro le explica cómo se hace, es decir, hay ayuda pedagógica. Recordemos las veces en que hemos aprendido con la ayuda de otros.

No es casualidad cuando el maestro organiza el trabajo en equipos y, sobre todo cuando él mismo los integra, por lo regular pone a un niño hábil con otros menos hábiles en la tarea a realizar, se trata de que aquél ayude a éstos, les explique, les asista, porque definitivamente hay cosas que solos no pueden hacer pero que con la ayuda de alguien (otro igual o mayor que él, en edad y/o en experiencia) sí lo puede hacer. A esto le llama Vigostky la zona de desarrollo próximo, si con la ayuda de alguien lo puede hacer seguro que está próximo a poder hacerlo solo.

3. ¿Con qué aprenden los niños? El niño requiere de medios para aprender, un tipo de medios son los instrumentos que le apoyan, por ejemplo, la computadora, periodico, cubos, constructos, mapas, palitos, piedras, fichas, loterias, música, etc., a esto Vigotsky le llama Mediación Instrumental; por ello se recomienda que en las aulas escolares existan todo tipo de material que pudiera servir como detonante de la reflexión y el análisis. De hecho hay quienes afirman que la inteligencia se mide por la cantidad de instrumentos que un sujeto puede utilizar para resolver un problema.

Otro tipo de medio lo constituye la relación con los demás, niños o adultos, que le puedan asistir en su aprendizaje, a esto Vigotsky le llama Mediación Social; hay cosas que los niños puede hacer solos, otras que sólo las pueden hacer con alguien que les ayude, y otras que definitivamente no la pueden hacer aún. La relación con otros como medio de aprendizaje es importante pues permite a veces completar aprendizajes, otras reafirmarlos y en otras despertar nuevas zonas de desarrollo. De ahí la importancia de no dejarlos solos en su aprendizaje, acudir a sus llamados y de que con nuestro acompañamiento los impulsemos a desarrollar otros recursos cognitivos o a afinar los ya existentes.

4. ¿Juega algo que puedas hacer tú sólo? ¿Para qué? si el aprendizaje consiste en ir enfrentando retos que cada vez estén por arriba de lo que ya saben hacer, si juegan siempre lo que ya ellos pueden hacer habrá diversión o placer pero no aprendizaje, éste va más allá de lo rutinario y tiene que ver con descubrir y desarrollar nuevas habilidades y nuevas formas de resolver la situaciones que el medio plantea.

En el aula de clase, observemos qué pasa cuando planteamos a los niños una actividad que ya manejan con facilidad y qué pasa cuando se trata de algo que les exige más porque está un poco más arriba de los recursos cognitivos o físicos que posee en ese momento. ¿En dónde aprenden realmente?

Ojalá y este apunte les sea útil y, sobre todo, que pueda propiciar la reflexión y genere ideas para trabajar en el salón de clases. Que así sea.

Me gustaría que compartieras con los lectores de estos apuntes, tus comentarios al artículo y tus experiencias. Gracias.

Cordialmente: José Luis Vidal Pulido.